BigMat se equipa con carretillas elevadoras eléctricas de Hyundai Material Handling 

Carretilla elevadora eléctrica de gran tonelaje

BigMat, una conocida marca internacional de concesionarios independientes de materiales de construcción, ofrece una amplia gama de materiales a los profesionales de la construcción y a los aficionados al bricolaje que trabajan con materiales pesados. Tiene repartidos cientos de puntos de venta en todo el territorio francés. Parte de la región de Midi-Pyrénées está representada por BigMat Camozzi, cuyo propietario es Jean-Pierre Camozzi. Vamos a saber más sobre la agencia de Auch que acaba de adquirir tres carretillas elevadoras eléctricas 30BH-9. 

BigMat está presente en varios países europeos y distribuye una amplia gama de materiales de construcción. En Francia, la red cuenta con 283 puntos de venta independientes. BigMat Camozzi cuenta con 10 puntos de venta en la región de los Pirineos Centrales: 3 en Alto Garona, 4 en Gers, 1 en Tarn y Garona y 2 en Tarn.

"También tenemos dos almacenes de hormigón en Auch y Fleurance, en Gers. La empresa tuvo primero su sede en Fleurance, a unos 20 km de la sucursal de Auch donde estamos ahora",

explica Lionel Marconato, director de la sucursal de Auch y exdirector de la sucursal de Fleurance (hasta 2017). Fundada en 1939 por Pierre Camozzi, abuelo del actual director general Jean-Pierre Camozzi, la empresa familiar factura 45 millones de euros y emplea a 170 personas en sus distintas sucursales. El nuevo emplazamiento de Auch, inaugurado en 2015, da empleo a unos treinta trabajadores.


Tres carretillas elevadoras eléctricas 30BH-9 de Hyundai Material Handling

Trabajos estructurales, azulejos, herramientas, carpintería, aislamiento, piscinas, cocinas… BigMat Camozzi ofrece una amplia gama de productos a sus clientes. Y para mover, cargar, descargar y almacenar los materiales, la mayoría de los cuales llegan en palés, utiliza carretillas elevadoras. En el grupo operan un total de 40 carretillas elevadoras, 8 de las cuales (en la sede de Auch) son de la marca Hyundai Material Handling.

Preocupado por el medio ambiente y el bienestar de sus empleados, Jean-Pierre Camozzi quiso cambiar sus carretillas tradicionales por unas eléctricas. Así, BigMat Camozzi acudió al concesionario Delagnes Manutention, con el que la empresa lleva muchos años trabajando, para adquirir 3 carretillas elevadoras eléctricas del modelo 30BH-9 de Hyundai Material Handling.

"Trabajamos con BigMat Camozzi desde hace unos diez años",

declaró Marcel Leite, codirector de Delagnes Manutention y concesionario de Hyundai Material Handling.


Versión eléctrica para el bienestar de los operarios

Esta preocupación no es algo reciente: BigMat Camozzi lleva muchos años trabajando para mejorar las condiciones del entorno laboral.

"Obviamente nos preocupa el bienestar de nuestros operarios. Las carretillas elevadoras eléctricas suponen menos polvo, son mucho más silenciosas y brindan mayor comodidad a nuestros empleados, que pasan toda la jornada laboral sobre sus carretillas",

explicó, Sandrine Dumas, directora de comunicación.

"Además, al usar carretillas eléctricas, se necesita menos mantenimiento y, obviamente, ahorramos en combustible", añade Sandrine Dumas.
Para la planta de Auch, la empresa necesitaba carretillas elevadoras robustas y fiables, ya que estas se utilizan durante muchas horas al día. La gran capacidad de carga, la buena maniobrabilidad y la facilidad de movimiento fueron también criterios decisivos. El modelo 30BH-9 resulta idóneo.

La carretilla elevadora eléctrica 30BH-9 de Hyundai Material Handling tiene un peso de 5 t y una capacidad de carga de 3 t en orden de marcha. Ofrece un gran confort para el operador porque la cabina es más espaciosa, proporciona un campo de visión más amplio y más comodidad. También se han optimizado ergonómicamente las posiciones de los pedales del acelerador y del freno. Asimismo, la disposición ideal de los componentes permite un acceso fácil y un mantenimiento más sencillo.
Todos en BigMat Camozzi están convencidos de la eficiencia de estas carretillas, especialmente Christophe Derrey, director de la flota móvil.

 

"Hasta ahora siempre he manejado carretillas elevadoras con motor de combustión interna. La diferencia con los modelos eléctricos es abrumadora. Comodidad, facilidad de uso: se agarra mucho mejor, es silencioso, realiza sus tareas... Hoy no la cambiaría por nada del mundo y desde luego no volvería a comprar una diésel",

recalcó.

 

"Antes, con frecuencia tenía dolores de cabeza por el ruido y el polvo, pero desde entonces no", añadió. "Y gracias a la propulsión eléctrica no hay retroactividad, lo que es realmente agradable cuando pasas 8 horas en la carretilla. Recoger palés a una altura de 6 m sin duda resulta más cómodo con estos modelos gracias al aplomo del mástil. Aprender a manejar una carretilla eléctrica también resulta muy sencillo, casi instantáneo".

En cuanto a la batería, aunque está diseñada para soportar 1200 ciclos, Christophe Derrey prefiere recargarla cada dos días para reducir la carga y garantizar una durabilidad óptima. Por último,

"el mantenimiento es mucho más fácil porque no hay que drenar los fluidos".