Hyundai suministra un gran carretilla apiladora de 16 toneladas a LWS en Hannover, el "Rey de las bobinas de cable"

Gran carretilla apiladora de 16 toneladas 160f-9l de hyundai en LWS de Hannover, el
Desde 2005, LWS Logistics Warehousing Systems GmbH, empresa de 60 empleados con sede en Hannover, es responsable de la logística de envío de bobinas de cable de hasta 50 toneladas en las instalaciones de dos fabricantes de cable. LWS surgió de la logística de fábrica de dos fabricantes de cables, Nexans y RFS, que siguen teniendo participaciones en la actualidad. York Pokornowski, director gerente, dirige la empresa de logística, que actualmente cuenta con una flota de unas 15 carretillas elevadoras frontales Hyundai de entre 1,3 y 16 toneladas de capacidad.
 

"Somos responsables de la carga y el envío desde el final de la producción", dijo Pokornowski. Aparte de eso, hay pedidos no convencionales, como el montaje de longitudes especiales, que se ofrecen para bobinas de hasta 15 t y diámetros de hasta 4,5 m. El importador de Hyundai Material-Handling, Nikolic, de Garbsen, se ocupa del mantenimiento de las carretillas desde hace 17 años. Para ello, Nikolic Gabelstaplerservice GmbH dispone de un taller en las instalaciones de LWS.

Las bobinas de cable son cada vez de mayor envergadura y peso. El director Pokornowski se dio cuenta de que había que comprar una carretilla elevadora de gran tonelaje. "Fue bueno que Hyundai ofreciera una carretilla de 16 toneladas con una distancia entre ejes de carga de 1200 mm. Esta carretilla, equipada con horquillas de 3500 mm de longitud de Vetter, se emplea para transportar las bobinas grandes". Gracias a su motor de Etapa IV, se puede utilizar en el interior de edificios sin superar los valores límite permitidos.

La logística del cable es un negocio especializado: Los costosísimos cables de telecomunicaciones y de alta tensión se deben manipular con cuidado. Se prefieren las bobinas de cables vacías y las carretillas se deben cargar con gran precisión. En la actualidad, las bobinas de cable más grandes miden 5000 mm de diámetro y alcanzan una longitud de hasta 3000 mm. Ya se proyectan bobinas de cable mucho mayores, de hasta 6000 m de longitud, que únicamente es posible manejar con grúa. 

 

Leasing en régimen de servicio completo

La nueva carretilla elevadora de gran tonelaje se alquilará inicialmente en régimen de servicio completo durante 60 meses. Hyundai incluso permitió que el nuevo buque insignia se pintara en color RAL 5015. Entre los numerosos equipamientos especiales de la carretilla surcoreana se encuentran los neumáticos de goma maciza 12,00-20. "Los neumáticos, que son bastante infrecuentes en esta categoría", confesó Pokorowski, "son necesarios porque en el pasado su vida útil se había reducido significativamente por causa de objetos afilados, bordillos, rampas y aristas. Por esta razón, solamente elegimos neumáticos de goma maciza de un fabricante alemán para todas nuestras máquinas". Pascal Völkening es el responsable del servicio de atención al cliente de Nikolic y, junto con su equipo, se ocupa de la gran flota de carretillas elevadoras de LWS y también de las dos flotas multimarca de los fabricantes de cables situadas en las instalaciones de la fábrica.

 

La tecnología de las carretillas elevadoras en detalle

La 160D-9L, con una distancia entre ejes de 1200 mm, puede transportar cargas de hasta 16 t. Un motor Cummins QSB6.7 de 122 kW con un consumo de combustible optimizado propulsa la carretilla. La conformidad con los valores límite de contaminantes de la norma de emisiones de la Etapa IV se consigue gracias a un catalizador de oxidación diésel (DOC) y una reducción catalítica selectiva (SCR) mediante la adición de AdBlue. La combinación de DOC y SCR reduce el tiempo de inactividad destinado al mantenimiento y es casi inexistente en términos de mantenimiento periódico.

Sistemas de alta tecnología

La combinación de la caja de cambios ZF totalmente automática y el eje delantero Kessler garantiza un comportamiento perfecto en las maniobras y los cambios de la 160D-9L. La carretilla cuenta con un sistema hidráulico totalmente proporcional para la detección de la carga. Las bombas de desplazamiento variable Bosch Rexroth controlan el sistema hidráulico de trabajo (elevación/descenso, inclinación del mástil y funciones auxiliares) y contribuyen a reducir el consumo de combustible. El ventilador hidráulico del radiador de serie (reversible), que se controla en función de la temperatura, también favorece el ahorro de combustible. Según el empleo, esto corresponde a un ahorro de energía del 5 al 10 %. La función de inversión del ventilador se controla por tiempo: es posible programar los intervalos de conmutación mediante la pantalla central.

La cabina de nuevo diseño, montada sobre goma, brinda al operador un espacio de trabajo confortable gracias a la excelente visibilidad panorámica, el amplio espacio y el aire acondicionado totalmente automático de serie. La buena disposición de los pedales permite que estos se alcancen con comodidad. Una columna de dirección ajustable y un asiento ergonómico con suspensión y ajuste manual del peso contribuyen a que el operador trabaje descansado. El limitador de velocidad se equipa de serie en estas carretillas. Este se programa fácilmente a través de la pantalla central en el campo de visión del operador. Favorece el funcionamiento fluido y seguro del vehículo. 

El conductor selecciona entre diferentes modos de trabajo: En el modo STD, el consumo de combustible es menor cuando la máquina realiza trabajos ligeros, mientras que el modo POWER está disponible para cargas pesadas y trabajos en pendientes. Un indicador de carga controla la presión en el cilindro de elevación para calcular el peso en las horquillas. La carga se muestra en la pantalla central y, en caso de sobrecarga, el conductor oye un tono de aviso y el peso de la carga parpadea en rojo en el monitor. 

Los mástiles triplex disponibles (hasta 7034 mm de altura de elevación) permiten al conductor una visión clara gracias a la disposición optimizada de los cilindros de elevación y a la amortiguación estándar del mástil. El espejo panorámico y la cámara de visión trasera de serie, cuya imagen se muestra en la pantalla central, amplían además la visión hacia atrás. De manera opcional, se dispone de un monitor independiente al que se pueden conectar cuatro cámaras. La instalación de esta opción sustituye a la cámara de visión trasera de serie. La pantalla central ampliada (pantalla LCD en color de 4,3") mantiene al conductor bien informado y muestra los datos generales de funcionamiento, así como las advertencias de seguridad. Para impedir que personal no cualificado maneje la carretilla y como medida antirrobo, hay un bloqueo estándar del arranque del motor que solamente se puede anular mediante la introducción de un código de acceso. Otras medidas antirrobo incluyen un tapón de combustible con cerradura.

El freno de mano eléctrico del 160D-9L está conectado al OPSS (Sistema de Sensor de Presencia del Conductor). Cuando el conductor abandona su asiento con la carretilla detenida, el freno de mano se aplica automáticamente e impide que la máquina retroceda.

 

Mantenimiento rápido y sencillo

La 160D-9L se beneficia de una cabina basculante electrohidráulica de serie, que proporciona un acceso ideal a todos los componentes principales y permite un mantenimiento fácil y rápido (intervalo de servicio de 500 h) de todos los componentes del grupo motopropulsor. Los amplios capós del motor facilitan el acceso al compartimento del motor, de modo que incluso el mantenimiento rutinario diario puede llevarse a cabo con rapidez y eficacia.

 

El avanzado monitor LCD digital en color de la 160D-9L también proporciona información sobre advertencias de seguridad, mensajes de avería (motor, transmisión y aire acondicionado) y mantenimiento pendiente. La pantalla se puede mostrar en 13 idiomas diferentes. Es posible gestionar todos los ajustes de la carretilla mediante la pantalla LCD. Esto también proporciona herramientas de resolución de problemas, reduciendo el tiempo de inactividad y eliminando la necesidad de un ordenador portátil para diagnosticar y realizar reparaciones. El panel de instrumentos, con todas las funciones en una ubicación central, está claramente dispuesto y es fácil de usar.